Málaga se presenta alegre y acogedora, acunada entre el mar y los montes, en el corazón vivo de la ciudad actual, brindando la oportunidad de conocer su milenaria historia.
La ciudad fue fundada por los fenicios quienes fundaron un poblado dónde se encuentra actualmente la Alcazaba.
Durante la época romana, Málaga gozó del privilegio de ser una ciudad confederada de Roma, pero fue bajo el control de los árabes cuando la ciudad vivió una de sus épocas de mayor progreso. En 1847 la ciudad fue conquistada por los reyes católicos. Esta etapa fue de imparable decadencia.

Nos encontramos frente a la ciudad natal del famoso pintor Picasso y donde en escasos minutos es posible salir de su Teatro Romano para recorrer la fortaleza musulmana de la Alcazaba; admirar la majestuosidad renacentista de su Catedral y sumergirse después en la animada vida de las calles cercanas.

En la actualidad, Málaga sigue creciendo. El gran milagro de Málaga ha sido el desarrollo de la Costa del Sol, que la ha convertido en capital mundial del turismo.